Nadie se atreve con este delicado dulce. ¡Pero es fácil! ¡Tus amigos no se lo van a creer!

En las pastelerías de todo el mundo están de moda: dulces de lujo que se pueden encontrar en todo color y sabor imaginable. Son los macarons. Por tener un tacto tan delicado y una apariencia tan bonita, son perfectos para cualquier reunión con clase. Pero a su vez, esto hace que la mayoría de la gente se sienta intimidada y no se atreva a prepararlos. Seguro que tú también piensas que será muy difícil y que se tardará demasiado, ¿no? Pues olvídate de eso: con esta receta, ¡podrás hacer los Macarons de frambuesa perfectos fácilmente desde tu propia casa!

Necesitarás:

Para los macarons:

  • Almendras molidas, 45g.
  • Azúcar en polvo, 45g.
  • Clara de huevo, 36g.
  • Azúcar, 10g.
  • Colorante rosa.

Para el relleno:

  • Mantequilla, 60g.
  • Azúcar en polvo, 75g.
  • 3 cucharadas de puré de frambuesa.

Así se hace:

  1. Bate la clara unos segundos y añade azúcar y un pelín de colorante. Sigue batiendo, asegurándote de que la clara no se ponga demasiado dura.
  2. Combina las almendras molidas con 45 gramos de azúcar en polvo. Pasa el resultado por un colador, para que no queden tropezones.
  3. Poco a poco, con cuidado, combina la mezcla de azúcar y almendras con la de clara de huevo. Esto se hace mejor en tres partes. 
  4. Cubre tu bandeja de horno con papel para hornear y pasa la mezcla de merengue a una manga pastelera, y pon pequeñas porciones en el papel para hornear. Déjalo reposar durante 30 ó 40 minutos, hasta que los macarons se hayan secado.
  5. Mientras, puedes empezar a hacer el relleno. Mezcla la mantequilla con 75 gramos de azúcar en polvo hasta que la mezcla sea cremosa.
  6. Añade tres cucharadas de puré de frambuesa y mézclalo bien. Para hacer el puré, puedes derretir frambuesas congeladas y pasarlas por un colador. 
  7. Hornea los macarons secos durante 10 ó 12 minutos a 150°.
  8. Por último, pasa el relleno a una manga pastelera y añade un poquito a la mitad de tus macarons ya fríos, con la parte suave abajo. La otra mitad de tus macarons se ponen encima para taparlos.

Los fans de este dulce pueden aventurarse con diferentes variaciones con solo usar diferentes frutas. Si te apetece, puedes probar con miel, chocolate o lavanda. Elijas la que elijas, con esta receta podrás decorar tu mesa con macarons de colores que podrían competir de sobra con los de la pastelería cara de tu ciudad. ¡A disfrutarlos!

Comentarios

Más de Nolocreo