Del horno para tu paladar: 2 tipos de ramilletes con una riquísima salsa de queso

Esa coliflor lleva días esperándote en el cajón de las verduras para que pongas un poco de acción en su vida. Tanto el calabacín como el tomate y el brócoli ya pasaron por la olla de agua hirviendo, pero la coliflor sigue ahí, completamente sola. Abres el refrigerador y te das cuenta de que es (casi) lo único que te queda para hoy. Tienes que decidir su destino ya. Estamos seguros de que esta receta te ayudará a tomar la decisión más rica.

Vas a necesitar:

  • 1 coliflor
  • 20 g de mantequilla
  • 25 g de harina
  • 400 ml de leche
  • Sal y pimienta
  • Nuez moscada
  • 50 g de queso cheddar rallado
  • 100 g de mozzarella rallada
  • 6 lonchas de jamón serrano

Se hace así:

  1. Lava la coliflor, separa los ramilletes y ponlos en una olla a hervir a fuego lento durante 10 minutos. Transcurrido este tiempo, escúrrelos muy bien y colócalos en una fuente para hornear. 
  2. Derrite la mantequilla en una olla, agrega la harina y la leche, y mezcla todo muy bien hasta que los grumos se deshagan. Condimenta la salsa bechamel con sal, pimienta y nuez moscada. 
  3. Después agrega el queso cheddar y la mozzarella a la salsa; continúa removiéndola hasta que ambos quesos se derritan completamente. Riega los ramilletes de coliflor con esta salsa. 
  4. Corta las lonchas de jamón por la mitad y haz unos rollitos. Luego colócalos de pie entre la coliflor para que también parezcan ramilletes. Mete la fuente al horno durante 12 minutos a 190 ºC.

Este es el mejor destino que puedes ofrecerle a la coliflor. Antes de entrar al horno, recibe un rico baño de salsa de queso y se decora con jamón. Mientras está listo este gratín, disfruta del olor que despide y trata de imaginar a qué sabe este manjar. 

Comentarios

Más de Nolocreo