Jugosa tarta en forma de regalo con mermelada de frambuesas

En muchos países hispanohablantes todavía es verano y, por lo tanto, la estación favorita de todos los aficionados a las bayas. Las frambuesas, las fresas y los arándanos se disputan los primeros lugares a la hora de elegir la variedad más buscada.

Con esta receta no solo aprenderás a preparar una deliciosa mermelada de fruta para untar, sino que también podrás utilizarla como ingrediente para un delicioso pastel.

Vas a necesitar:

  • 1300 g de masa pastelera
  • 1,5 kg de frambuesas frescas
  • 500 g de azúcar gelatinizante
  • 200 g fondant amarillo
  • 500 g de frambuesas frescas

Se hace así:

1. Primero vierte la mitad de la masa pastelera en un molde cuadrado engrasado (diámetro: 23 x 23 cm) y alisa la superficie.

Consejo: haz tu mismo 1300 g de masa pastelera mezclando 375 g de azúcar, harina y mantequilla blanda con 6 huevos y 1 cucharada de polvo de hornear.

2. Para la mermelada, pon las frambuesas en una olla y hazlas puré con una trituradora eléctrica. Agrega el azúcar gelatinizante y pon los ingredientes a hervir mientras remueves constantemente. Debes mantener el punto de ebullición durante 3 minutos a temperatura alta. No dejes de revolver la mezcla. 

Después vacía la mermelada en frascos de conserva. 

3. Reparte sobre la masa pastelera 5 cucharadas de la mermelada aún caliente. Traza con el mango de la cuchara una línea a través de la mermelada y la masa, para que la primera quede mejor repartida. Agrega la segunda parte de la masa y alisa la superficie de nuevo. 

Mete el molde al horno durante 50 minutos a 180 ºC con la circulación de aire activada. 

4. Deja secar el pastel y después retíralo del molde. Coloca dos tiras anchas de fondant en forma de cruz sobre el pastel. 

5. Reparte unos 125 g de fruta sobre el resto de la superficie del pastel. Luego coloca la segunda porción de frambuesas frescas en filas sobre la superficie recubierta.

Para que se vea aun más bonito, completa los detalles de la cruz de fondant: agrégale dos tiras más cortas y estrechas, con un corte tringular en los extremos. Haz dos bucles y finalmente un anillo para el centro. ¡La obra de arte afrutada está terminada!

Lo bueno de esta receta es que en realidad son dos en una: mermelada para untar y pastel en forma de regalo. Ambos postres son probablemente tan deliciosas que no podrás resistirte a ninguno de los dos. Después de todo, nadie se dará cuenta cuando extiendas la mermelada sobre una tostada en el desayuno.

Comentarios

Más de Nolocreo