Pon la cuchara de cocinar al revés y perfora unas cuantas veces la masa recién horneada

Las tartas cremosas de varias capas son bien conocidas por todos nosotros, pero la versión que te vamos a presentar consiste en perforar con precisión la tarta recién horneada. Después de dejarla como un queso gruyère (ese queso suizo con hoyitos) le vamos a poner algo más rico que una guinda. ¡Ya verás que comenzarás a comértela con los ojos!

Vas a necesitar:

Para la masa:

  • 250 g de harina
  • 150 g de azúcar
  • 250 g de mantequilla
  • 4 huevos
  • 1 pizca de sal
  • 1/4 de cucharadita de polvo de hornear
  • Unas ocho galletas integrales

Para el relleno:

  • 200 g de fresas
  • 100 g de queso crema
  • 100 ml de leche condensada
  • 50 ml de leche

Y además:

  • 200 g de nata para montar (crema batida o crema chantilly)

Se hace así:

  1. Mezcla todos los ingredientes de la masa en un bol grande, excepto las galletas integrales, y mézclalos con un batidor manual.
  2. Cubre la base de un molde cuadrado con las galletas integrales y agrega la mezcla que acabas de batir. Repártela muy bien con una cuchara hasta que la superficie quede plana. Hornea la mezcla por 45 minutos a 160 ºC.
  3. Con la ayuda del mango de una cuchara de madera, hazle algunos agujeros equidistantes al bizcocho recién horneado.
  4. Para preparar el relleno, haz un puré con las fresas (reserva tres de ellas) y revuélvelo con los demás ingredientes. Vierte esta crema con un cucharón sobre el bizcocho horneado. Los agujeros deben de quedar bien llenos.
  5. Por último, reparte la nata montada sobre la crema de fresas. La superficie debe quedar lisa. Rebana finamente las fresas que reservaste y repártelas sobre la nata, como decoración. Para terminar, espolvorea la superficie con galletas integrales trituradas.

Si te gustan los pasteles de este estilo, puedes probar otro tipo de rellenos. Reemplaza las fresas con algunas bayas o un 'pudding' de vainilla o chocolate... ¡Mmmmh!

Comentarios

Más de Nolocreo