Coloca las tiras en diagonal sobre el relleno: así se hace una dulce obra de arte

Cuando uno escucha la palabra "trenza", de inmediato piensa en una larga cabellera o incluso en un canasto para las verduras. Por lo general, no solemos asociarla con la gastronomía y las delicias culinarias. Pero incluso en este campo, también se pueden crear piezas maestras usando hábilmente la milenaria técnica del trenzado. Nuestro afrutado postre del día de hoy no dura tanto como una cesta de mimbre ni como un peinado. La cuenta atrás empieza cuando le das la primera mordida.

Vas a necesitar:

Para la mezcla con el queso crema:

  • 115 g de queso crema
  • 50 g de azúcar
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Además:

  • Masa de hojaldre
  • 400 g de arándanos
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 1 cucharadita de maicena
  • 1 huevo batido
  • 2 cucharaditas de azúcar moreno
  • 2 cucharaditas de almendras laminadas
  • Glaseado

Así se hace:

  1. Mezcla el queso crema con el azúcar y el extracto de vainilla hasta conseguir una consistencia suave. Extiende la masa de hojaldre y unta una buena cantidad de la mezcla de queso crema en la parte de en medio.
  2. Lava muy bien los arándanos y agrégales el azúcar y la maicena. Revuelve muy bien los ingredientes y colócalos sobre la tira de queso crema.
  3. Ahora corta la masa de ambos lados en doce tiras del mismo ancho. Es muy importante que los dos lados de la masa tengan los cortes del mismo largo. Después coloca las tiras de forma diagonal sobre los arándanos. Hazlo de forma alternada para formar una trenza. 
  4. Barniza la trenza con huevo y después con azúcar y las almendras laminadas. Hornéala a 195 ºC durante 35 minutos. Al servirla, decora la trenza con el glaseado. 

Crujiente por fuera e intenso por dentro gracias a la combinación de las bayas con la crema. Mientras disfrutas esta trenza, tu lengua y labios cambiarán de color. Cada una de las porciones convencerán a los invitados de que, además, eres un verdadero maestro del color. También puedes sorprenderlos con el color intenso de las frambuesas o con el rojo pasión de las fresas. De cualquier forma, ¡quedarán encantados!

Comentarios

Más de Nolocreo