Artístico pastel de frambuesa con crema de frambuesa y gelatina

El siguiente pastel es bastante elaborado en cuanto a preparación, ¡pero el resultado merece muchísimo la pena! Esta espectacular tarta de frambuesa con crema de mascarpone y frambuesa y gelatina roja es una verdadera delicia visual. ¿Quizás quieras hacerla para una fiesta de jubilación? Desde luego, este pastel es digno de una ocasión muy especial. 

Porciones: 12-16
Tiempo de preparación: 2-3 h
Tiempo de cocción: 1-2 h
Tiempo total: 3-5 h
Tiempo de refrigerado: 16 h
Grado de dificultad: avanzado

Preparación:

Para la gelatina:

  • 1,5 l de agua
  • 105 g de gelatina
  • 375 g de azúcar
  • 60 ml de sirope de frambuesa
  • Colorante alimentario rojo
  • 45-48 frambuesas

Para la crema de frambuesa:

  • 250 g de mascarpone
  • 250 g de yogur griego
  • 200 g de leche condensada
  • 200 g de frambuesas picadas
  • 1 vaina de vainilla
  • 40 g de gelatina
  • 100 g de chocolate blanco (en gotas o picado)

Además:

  • Lámina para borde de pastel
  • Film de plástico transparente
  • Cinta adhesiva
  • Molde desmontable y 1 aro más de otro molde desmontable
  • Palillo de dientes
  • Frambuesas para decorar
  • Menta fresca para decorar

Preparación:

1. Unta el molde desmontable con aceite y cubre el fondo con film de plástico transparente. Es importante que quede bien cerrado para que nada se salga. Lo mejor es hacer una prueba vertiendo agua en el molde y pegar con cinta adhesiva las zonas por las que se sale el agua. Engrasa también el otro aro de molde desmontable y cubre con lámina para borde de pastel. 

2. Ahora viene la gelatina. Llena la mitad de un bol con agua fría y remoja dentro la gelatina. Las hojas de gelatina tienen que estar totalmente cubiertas de agua. Aparta el bol para luego. Pon a hervir agua y azúcar en una olla. Una vez que las hojas de gelatina estén completamente blandas, exprímeles el agua. 

3. Mezcla la gelatina con la mezcla de agua y azúcar de la olla. Mezcla todo bien con cuidado y retira las posibles burbujas de la superficie con una cuchara. Saca la olla del fuego y vierte todo en un bol grande para que se enfríe más rápidamente. Una vez que la mezcla esté enfriada a unos 50 °C, añade el sirope de frambuesa y el colorante alimentario. 

4. Ahora preparemos la crema de frambuesa. En primer luego, ablanda también las hojas de gelatina en agua fría. Mezcla en un bol mascarpone, yogur, leche condensada y una vaina de vainilla hasta obtener una mezcla homogénea. 

5. Vierte la gelatina en una olla pequeña y derrítela a fuego bajo. Añade el chocolate blanco y mezcla todo bien hasta que el chocolate se haya derretido. 

6. Mezcla bien la mezcla de gelatina y chocolate con la de mascarpone y yogur, y añade las frambuesas picadas. Mezcla todo hasta obtener una masa uniforme. 

7. Pesa aproximadamente 800 g de crema de frambuesa con una balanza y viértela con cuidado en el molde que preparaste. Introduce el molde con cuidado en el refrigerador durante 20-30 minutos.

8. Añade aproximadamente 400 g de gelatina al molde. Coloca en el centro una frambuesa y sujétala con un palillo de dientes. Vuelve a introducir el molde en el refrigerador de 20-30 minutos. 

9. Preferiblemente calienta la gelatina de nuevo a unos 30 °C para que las capas se consoliden mejor. Para la segunda capa, retira el palillo de dientes de las frambuesas y vuelve a añadir 400 g de gelatina al molde. Coloca más frambuesas alrededor de las bayas del centro y vuelve a refrigerar el molde de 20 a 30 minutos. 

10. Vuelve a repetir este paso (colocar ordenadamente las frambuesas, añadir encima la gelatina y refrigerar) varias veces hasta que hayas acabado las frambuesas y la gelatina. Lo mejor es utilizar otro anillo de molde desmontable de pastel para que todo quede bien estable. Utiliza más frambuesas a medida que avances en capas formando una especie de semiesfera. Cuando hayas acabado las capas, deja reposar en el refrigerador al menos 4 horas (lo mejor es una noche entera). 

11. Retira ambos aros de molde y la lámina para borde de pastel. Decora la superficie del pastel con frambuesas (colocadas en el sentido contrario al del pastel), formando una especie de esfera. Finalmente, añade un poco de menta fresca. 

¡Las frambuesas son definitivamente nuestras bayas favoritas! Verdaderamente insuperables en combinación con mascarpone, yogur y gelatina. ¡Atrévete, toma el molde desmontable y las frambuesas y a preparar esta riquísima obra de arte!

Comentarios

Más de Nolocreo