Dulce pecado: churros españoles con dulce de leche

¿Quién se puede resistir a un churro crujiente, dorado y cubierto de azúcar? En España, es una tradición disfrutarlos en Año Nuevo. Pero después de que aprendas a hacer estos manjares, (con dulce de leche, ¡ni más ni menos! ), vas a celebrar todos los festivos en el calendario.

Vas a necesitar (para 3 personas):

  • 250 ml de agua
  • 120 ml de leche
  • 120 g de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de aceite
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 lata de leche condensada azucarada

Lo hacemos así:

Primero vierte la leche, el aceite y la sal dentro de una olla y lleva el contenido a ebullición.

Cuando esté hirviendo, agrega la harina. 

Mezcla todos los ingredientes con una batidora o una espátula y después déjalos enfriar. 

Echa la mezcla en una manga pastelera con la punta en forma de estrella y presiónala poco a poco para extraer los churros, los cuales deben tener unos 10 cm de largo. Colócalos sobre papel para hornear. 

Con mucho cuidado, fríelos en una olla con aceite hasta que se pongan dorados.

¡Después rueda los churros sobre una cama de azúcar!

Coloca la lata de leche condensada azucarada en una olla de agua hirviendo.

Retira la lata después de dos horas y déjala enfriar antes de abrirla. Como puedes ver, la leche ha cambiado de color y de consistencia.

Haz un hoyo en un extremo del churro con la ayuda de una pajita. 

Vierte el dulce de leche en otra manga pastelera y exprímelo sobre los churros. ¡No te preocupes si se escurre un poco hacia los lados!

Acompaña los churros con el dulce de leche que sobró, como si fuera una salsa.

¡Quién hubiera pensado que algo tan rico fuera tan fácil de preparar! A partir de ahora, todos serán días de fiesta. ¡Que los disfrutes!

Comentarios

Más de Nolocreo