Un exquisito desengaño: huevos de chocolate con relleno cremoso

La vida está llena de comidas que no son lo que aparentan. Cuando empieces a leer los ingredientes de esta lista, puede que no sea exactamente lo que te esperabas. Pero esta increíble receta de Pascuas contiene el fraude más exquisito de la temporada: ¡no es un huevo de verdad!

Esta vez, te proponemos hacer una elegante y delicada cáscara de chocolate rellena con una gloriosa crema de chocolate blanco (para la clara, por supuesto), junto con un rico toque de mermelada (que será la yema). 

El color de la cáscara te va a delatar, pero no importa, ¡ya verás qué delicia!

Vas a necesitar (para 4 porciones):

  • 400 g de chocolate negro
  • 100 g de chocolate blanco
  • 250 ml de nata (crema) batida
  • 4 cucharadas de mermelada de albaricoque o durazno

Lo hacemos así:

Corta el chocolate negro en trozos muy pequeños y derrítelo en baño maría. Ten cuidado de que el agua no entre al recipiente. El chocolate debe derretirse solo con vapor. Cuidado, si lo calientas demasiado, se hace grumos.

Una vez derretido, vierte una cucharada de chocolate en medio de un plato de postre y déjalo endurecer. 

Mientras el chocolate se endurece, infla tres globos de 8 centímetros de diámetro. Límpialos con mucho cuidado y luego sumérgelos en el bol de chocolate negro.

Presiona cada uno de los globos en su respectiva base de chocolate: sostenlos hasta que se sequen un poco para que no se deslicen. 

Una vez que el chocolate se haya endurecido completamente, pincha el globo con una aguja y sácalo de la cáscara de chocolate. 

Para el relleno cremoso, derrite el chocolate blanco y mézclalo con la nata batida. Viértelo en una manga pastelera y rellena 3/4 partes de la "cáscara de huevo" hecha de chocolate.

Para hacer la "yema", haz un hueco pequeño en medio de la crema con una cucharilla y agrégale un poco de mermelada. ¡Y aquí tienes un postre perfecto para Pascua!

En este caso, nuestros huevos de imitación superan a los originales. Y obviamente, también puedes rellenarlos con otro tipo de nata o de mousse para adaptarlos a cierta celebración o época del año. 

Esta singular falsificación impresionará y deleitará a tus invitados esta Pascua. Se ve tan lindo, que no querrás comértelo, ¡pero terminarás por rendirte!

Comentarios

Más de Nolocreo