Pastel de fresas con galletas de soletilla y crema de mascarpone

Todos tenemos galletas de soletilla en la cocina para acompañar el café o para hacer tiramisú. Con las galletas de soletilla puedes hacer los postres más ricos sin tener que ser un pastelero profesional. La siguiente receta es superfácil de preparar y no falla a la hora de complacer a los invitados. Solo tienes que dejarla enfriar una hora. Te presentamos el pastel de fresas más fácil de todos los tiempos, con galletas de soletilla y una suave crema de mascarpone.

Vas a necesitar:

  • 250 g de fresas
  • 14 galletas de soletilla
  • 600 g de queso mascarpone
  • 200 g de azúcar en polvo
  • 150 ml de crema
  • 150 g de salsa de fresa
  • Menta fresca
  • 150 ml de café frío

Se hace así:

1. Sumerge las galletas de soletilla en el café frío y forra un bol con ellas.

2. Mezcla el queso mascarpone con el azúcar en polvo y la crema, y bate todo con una batidora eléctrica de mano. Reparte una capa de esta mezcla sobre las galletas de soletilla del bol.

3. Corta las fresas en rebanadas finas y colócalas sobre la crema de mascarpone. Rellena el bol alternando la crema y las fresas. Pon el bol en el refrigerador durante una hora.

4. Dale la vuelta al bol y cubre completamente el pastel con la crema de mascarpone.

5. Haz pequeños huecos con una cuchara caliente sobre la crema, alrededor del pastel, de manera que formes varios niveles. Rellena los huecos con salsa de fresa.

Decora el pastel con una rosa hecha con rebanadas de fresa y menta fresca. Este pastel de fresas es perfecto cuando no tienes mucho tiempo de preparar un postre o pastel complicados. Con fresas, queso mascarpone y galletas de soletilla es posible darles gusto a todos los comensales. ¿Qué tal si además le pones un poco de salsa de chocolate encima? ¡Simplemente exquisito!

¿Te gustaría probar más manjares dulces con fresas y galletas de soletilla? Entonces prueba nuestra tarta de tiramisú con fresas.

Comentarios

Más de Nolocreo