Lo máximo entre los postres: el 'pudding' de lunares se disfraza de pastel

 

Son muy pocos los que realmente no amaban el pudding (flan) en su infancia. Con el tiempo, nos convertimos en adultos y ahora solo lo probamos de vez en cuando. ¡Qué lástima!, ¿no lo crees? Por esta razón hemos creado una receta para mejorar con mucha imaginación uno de los clásicos de nuestra niñez. 

Vas a necesitar:

Para el pudding de chocolate blanco:

  • 350 g de chocolate blanco picado
  • 400 ml de crema (nata) caliente
  • 6 hojas de gelatina
  • 6 yemas de huevo
  • 50 g de azúcar

Para el pudding de chocolate negro:

  • 250 g de chocolate negro picado
  • 500 ml de crema (nata) caliente
  • 4  hojas de gelatina
  • 6 yemas de huevo
  • 50 g de azúcar

Se prepara así:

1. Para el pudding de chocolate blanco, primero mezcla el chocolate blanco picado con la crema caliente y la gelatina previamente ablandada en agua fría. Revuelve hasta que el chocolate y la gelatina se hayan disuelto en la crema.

2. Bate las yemas de huevo con el azúcar hasta obtener una consistencia cremosa.

3. Mezcla cuidadosamente la crema de chocolate con la mezcla de huevo y azúcar.

Tip: lo mejor es remover la mezcla hasta que esté fría. Esto evita que los ingredientes se separen al enfriarse.

4. Vierte 1/3 del pudding de chocolate blanco en una bandeja para hornear y déjalo reposar. Luego haz pequeños círculos con una tapa de botella, por ejemplo.

Tip: mientras preparas el pudding blanco, haz el pudding de chocolate negro siguiendo los mismos pasos.

5. Distribuye los círculos en un molde hemisférico de metal o de silicona.

6. Rellena el molde con 2/3 del pudding de chocolate negro.

7. Toma un molde más pequeño y presiónalo con cuidado en el centro del pudding de chocolate.

8. Espera hasta que el pudding de chocolate se haya secado y luego retira con cuidado el molde pequeño.

9. Ahora rellena los 2/3 restantes del pudding de chocolate blanco en el hueco; si el pudding se ha solidificado mientras tanto, simplemente caliéntalo un poco en el microondas para que recupere su consistencia líquida. A continuación, deja enfriar brevemente el líquido en el hueco para que adquiera firmeza.

10. Por último, vierte el último tercio del pudding de chocolate negro en el molde. De nuevo, caliéntalo brevemente en el microondas si ya está sólido.

11. Coloca la pieza en el refrigerador durante al menos 12 horas. Dale la vuelta al pudding con cuidado antes de servirlo.

Este postre tiene un look extraordinario. La idea de trabajar con diferentes puddings de chocolate y crear un diseño llamativo es genial. ¡Ya verás los ojos asombrados de tu familia y amigos!

¿Te gusta perderte en el paraíso de los postres? Entonces estamos seguros de que el postre 3 en 1 del video extra te gustará.

Comentarios

Más de Nolocreo