Tarta de queso con calabaza como nunca la has visto

Ha llegado nuevamente la temporada de calabazas y las recetas para sacarles provecho no se han hecho esperar. Pero si realmente quieres servir algo realmente único que vaya más allá de la tradicional sopa de calabaza, aquí te presentamos una delicia para todos los paladares aficionados a esta simpática fruta, sí es una fruta, no verdura.

Vas a necesitar:

Para la masa:

  • 190 g de calabaza cocida
  • 190 g de papas cocidas
  • 150 ml de leche
  • 130 ml de aceite vegetal
  • 4 huevos
  • 300 g de harina
  • 75 g de maicena
  • 1 cucharada de polvo de hornear
  • 110 g de queso emmental o similar rallado
  • 2 cucharadas de nueces
  • Sal y pimienta

Para la crema:

  • 400 ml de crema (nata)
  • 4 cucharadas de rábano picante fresco
  • Sal

Para el relleno:

  • 200 g de queso emmental o similar
  • 100 g de salchicha ahumada

Se hace así:

1. Tritura la calabaza y las papas cocidas en un bol. Agrega la leche, el aceite, los huevos y revuelve todo hata obtener una textura suave. 

2. Poco a poco, pasa por un colador la harina, la maicena y el polvo de hornear. Luego integra estos ingredientes a la mezcla de papas y calabaza. Después añade las nueces picadas, el queso rallado, la sal y la pimienta. 

3. Vierte la mezcla en un molde redondo de 26 cm de diámetro y hornea a 180 ºC por 60 minutos. 

4. Saca la tarta de calabaza del horno y déjala enfriar. Después recorta un círculo muy grande dentro de la tarta con la ayuda de un cortador redondo, de manera que obtengas una rosca exterior de pastel. Retira la rosca y córtale un trozo pequeño. Con mucho cuidado corta el pastel a la mitad de forma horizontal. Una mitad será la base y la otra, la "tapa". 

5. Bate la crema hasta que se ponga rígida, agrégale los rábanos rallados y sal al gusto. Extiende una capa de crema sobre la parte superior de la tarta de calabaza. Después coloca encima la rosca que cortaste antes y junta los extremos. Su nuevo diámetro debería corresponder al de la base del pastel. Por último, presiona el anillo sobre la crema con los rábanos. 

6. Corta la salchicha ahumada el queso suizo en cubitos y rellena el interior del la rosca con este delicioso dúo. 

7. Coloca la mitad restante del pastel encima y cubre toda la pieza con una capa de crema de rábano.

8. Decora la parte superior con cebolleta fresca. ¡Tu manjar de calabaza y queso está listo para comer!

Si bien este plato resulta inusual, es una verdadero placer para aquellos que buscan una comida abundante y rica a la vez. ¡Aunque no lo creas sabe aún mejor frío!

La receta de los ñoquis con salsa cremosa que aparece en el vídeo extra está aquí

Comentarios

Más de Nolocreo