Tarta de tiramisú de fresa: un toque inusual para un postre clásico

Nadie en su sano juicio rechazaría un delicioso tiramisú. Pero el hecho de que se encuentre en los primeros lugares de los postres favoritos no es un obstáculo para agregarle un toque muy especial. Con la ayuda de un molde para hornear podemos lograrlo. Solo hay que agregar algunas fresas encima para darle un giro afrutado y una apariencia más atractiva a este clásico de todos los tiempos. ¡Todos amarán este postre!

Vas a necesitar:

Para el relleno:

  • 350 g de queso mascarpone
  • 80 g de azúcar
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 5 cucharadas de leche caliente
  • 3 hojas de gelatina
  • 150 ml de crema batida (nata montada)
  • 200 g de fresas picadas

Para la base de bizcocho:

  • 2 huevos
  • 90 g de azúcar
  • 50 g de harina
  • 40 g de maicena
  • 1 cucharadita de polvo de hornear

Además: 

  • 50 ml de café expreso
  • 200 g de crema batida (nata montada)

Para la decoración:

  • Chocolate blanco para cubrir
  • Colorante rosa alimentario
  • 18-19 galletas de soletilla
  • 100 g de fresas cortadas a la mitad
  • Algunas hojas de menta

Es más sencillo de lo que te imaginas:

  1. Bate el queso mascarpone, el azúcar, el jugo de limón y el extracto de vainilla hasta alcanzar una consistencia cremosa. Disuelve las hojas de gelatina previamente ablandadas en la leche. No dejes de remover la mezcla mientras agregas también la leche. Por último integra la crema batida con las fresas picadas.
  2. Para hacer la base de bizcocho, primero bate los huevos y el azúcar hasta que la mezcla esté espumosa. Después agrega el resto de los ingredientes y vierte la mezcla en un molde redondo. Alisa la superficie. Hornea el bizcocho por 20 minutos a 200 ºC.
  3. Una vez que el bizcocho se haya enfriado, retíralo del molde y córtalo verticalmente en tres partes iguales. Separa las capas de bizcocho y moja la base con unos toquesitos de expreso. Después extiende la mitad de la mezcla de mascarpone sobre la base. Repite todos estos pasos con la segunda capa de bizcocho. Coloca la tercera capa encima y mójala un poco con expreso también. Después refrigera el bizcocho durante 30 minutos. 
  4. Cubre toda la pieza de manera uniforme con la crema batida, la cual debe tener una consistencia firme. 
  5. Derrite  la cobertura de chocolate en baño maría y agrégale un poco de colorante rosa. Sumerge parcialmente las galletas de soletilla y ponlas verticalmente dentro de varios vasos para hasta que la cobertura se seque. Después coloca las galletas alrededor del bizcocho. Por último, decora la parte superior con fresas y algunas hojas de menta.

¿Tal vez decidiste hacer este hermoso pastel para alguien muy especial? ¡Con esta tierna y romántica decoración podrás demostrarle tus sentimientos!

Comentarios

Más de Nolocreo