Aromático pastel de frambuesa con un diseño geométrico

¿Aunque tus pasteles son sabrosos, se ven poco espectaculares? Pues tenemos una propuesta para que tu próximo pastel sea todo un éxito. Te mostramos cómo transformar la tarta de frambuesa en un atractivo geométrico con un simple truco. 

Vas a necesitar:

Para la masa:

  • 250 g de mantequilla derretida
  • 200 g de harina
  • 6 huevos
  • 160 g de azúcar
  • 150 ml de leche
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • 1 pizca de sal
  • 2 cucharadas de cacao

Para la crema de frambuesas:

  • 175 g de frambuesas
  • 100 g de azúcar
  • 75 ml de agua
  • 200 g de queso crema
  • 150 g de crema (nata)
  • 1 cucharada de extracto de vainilla

Además:

  • Azúcar en polvo, frambuesas y menta para decorar
  • 1 hoja gruesa de papel
  • Tijeras

Se hace así:

1. Para la masa, bate todos los ingredientes excepto el cacao. Vierte aproximadamente un tercio de la masa en un bol pequeño y mezcla el cacao con los dos tercios restantes.

2. Coloca de forma diagonal un molde redondo forrado con papel de horno y engrasado. Para que el molde mantenga la inclinación deseada, pon un pequeño recipiente sobre una bandeja de horno y encima una parte del molde redondo. Vierte la masa oscura en el molde. A continuación, hornea el pastel en esta posición durante 25 minutos a 160 °C con la circulación de aire activada.

3. A continuación, vierte la masa clara para pasteles en el molde redondo, en el ángulo que queda parcialmente libre y ponlo en el horno durante otros 20 minutos a 160 °C con la circulación de aire activado. Después deja que el pastel se enfríe.

4. Para la crema afrutada, primero hierve las frambuesas con azúcar y agua, y luego pásalas por un colador. Luego pon este puré a enfriar por una hora. Aparte, bate el queso crema con la crema (nata) y el extracto de vainilla hasta que esté firme. Luego mezcla todo con el puré de frambuesa. 

Coloca el molde redondo en una superficie plana, rellénalo con la crema de frambuesa y alisa la superficie. Pon el pastel en el refrigerador durante una hora.

5. Retira con cuidado el molde del pastel. 

6. Recorta un triángulo en una hoja de papel grueso para hacer una plantilla. Luego coloca cuidadosamente la plantilla sobre el pastel. A continuación, con la ayuda de un colador rocía el azúcar en el hueco en forma de triángulo de la plantilla. Luego retira con cuidado la plantilla.

7. Finalmente, decora el pastel con frambuesas y menta fresca.

El truco del molde inclinado es realmente fácil, pero el efecto que se consigue es genial. Si te gustan las formas geométricas, los pasteles y las frambuesas, esta receta es una gran elección.

¿Tienes debilidad por los platos inusuales? Entonces no hay duda de que este postre de pannacotta con diseño geométrico te robará el corazón.

Comentarios

Más de Nolocreo